¿Qué es la asistencia personal?

Supone una puerta de acceso a la vida independiente para las personas con grandes necesidades de apoyo.

En el marco del Proyecto Rumbo estamos trabajando en diferentes acciones para impulsar la asistencia personal.

La asistencia personal es el apoyo que materializa la vida independiente de las personas con grandes necesidades de apoyo. Con la asistencia personal, quien tiene parálisis cerebral puede abordar cualquier proyecto que se proponga. Desde acciones básicas, como alimentarse, asearse, vestirse o desplazarse; pasando por actividades del día a día, como comunicarse, participar, manejar su dinero… y hasta aquellas actividades que permiten el crecimiento y el desarrollo vital de cualquier persona, como estudiar una educación superior, ejercer un empleo, disfrutar de actividades de ocio y participar públicamente; entre otras.

La asistencia personal la ofrecen profesionales especializados y es la persona con parálisis cerebral la que toma todas las decisiones, contrata la asistencia personal, organiza sus propios horarios y decide cómo quiere recibir el servicio y para qué.

Esta figura está contemplada como una de las prestaciones económicas del Sistema para la Autonomía y Atención a la Dependencia (SAAD), introducida con la Ley 39/2006, de 14 de diciembre, de Promoción de la Autonomía Personal y Atención a las personas en situación de dependencia.

Sin embargo, las horas que se ofrecen en la prestación hoy en día no son suficientes: un máximo de 70 mensuales para personas con grado III de dependencia, cuando una semana tiene 168 horas y la necesidad de apoyos de la persona con pluridiscapacidad es continua.  Además, cuando la persona accede a un empleo se reduce la cuantía de la prestación para asistencia personal porque se entiende que sus ingresos aumentan. Esto deja atrás la posibilidad de insertarse laboralmente puesto que, para desarrollar un puesto de trabajo, las personas con grandes necesidades de apoyo necesitan la asistencia personal, que nace para ser sus pies y manos, para que sus derechos se vean cumplidos y para obtener la máxima autonomía.

De hecho, ya Ed Roberts, hombre con con grandes necesidades de apoyo, reclamaba esta figura en los años 70 en Estados Unidos. Su objetivo era acceder a la universidad. Roberts fue un activista pionero que luchó por conseguir un servicio de asistencia personal en la Universidad de Berkeley. Hoy en día es considerado el padre del Movimiento de Vida Independiente.

Y es que, la asistencia personal es la base para el ejercicio de derechos de nuestro colectivo. Es la puerta de acceso a la vida independiente y a la autonomía. Supone una apuesta decidida que se refleja en nuestras normas y tratados como la Estrategia sobre los derechos de las personas con discapacidad (2021-2030) de la Comisión Europea, la Convención de las Naciones Unidas sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad o la Agenda 2030 de la ONU.

Desde el Movimiento ASPACE, consideramos que la asistencia personal posibilita el ejercicio de los derechos de estas personas y pone el foco en el cumplimiento de los deseos, metas y sueños de cada una de ellas. Por ello, urgimos a priorizar la asistencia personal para la cobertura de las grandes necesidades de apoyo, para que se ofrezcan todas las horas que cada persona necesite. También solicitamos que no se reduzca la cuantía para asistencia personal si la persona trabaja, así como la especialización formativa a profesionales para dar cobertura a personas con pluridiscapacidad.                                      

En este sentido, desde el Proyecto Rumbo, iniciativa colaborativa desarrollada entre distintas confederaciones del Tercer Sector de la discapacidad como son COCEMFE, Predif, FEDACE, Autismo España, hemos puesto en marcha diferentes acciones para impulsar la asistencia personal.

Lo hacemos de la mano de cinco de nuestras federaciones que participan en este proyecto piloto, como son ASPACE Andalucía; ASPACE Castilla y León; ASPACE Aragón; ASPACE Galicia y FEPCCAT (Cataluña). Porque quienes ejerzan la asistencia personal deben ser profesionales que se especialicen y conozcan las vertientes de la pluridiscapacidad, los principios de la vida independiente y que comprendan que el rol de la asistencia personal no es opinar ni influir, sino materializar decisiones.

En este marco, hemos creado un grupo de trabajo para colaborar en el diseño de un servicio de asistencia personal con carácter referencial para todo el Movimiento ASPACE, así como las condiciones de acreditación y la formación de las personas profesionales que trabajen en él. 

De esta forma, se está trabajando en la elaboración de itinerarios formativos y material metodológico con las principales condiciones, características y funciones de la figura del asistente personal para una prestación de calidad de este servicio a personas con parálisis cerebral y con grandes necesidades de apoyo.  

Conoce más sobre la asistencia personal en esta inforgrafía

NOTICIAS RELACIONADAS

testimonio autismo

PATRICIA SACO ATANES vive de forma independiente pero comenta que en ocasiones necesita apoyos: «debido a la alexitimia y otras dificultades para sentir e interpretar mi cuerpo, tardo mucho en detectar mis problemas, y a veces también los de mis hijos.»

Historias de vida en el marco del Proyecto RUMBO, hacia nuevos modelos de vida independiente para las personas con autismo. Patricia Saco Atanes, de 42 años, nos aporta un enriquecedor testimonio sobre su vivencia como persona con autismo, madre y trabajadora, que...

Ir al contenido